Buscar
  • Langham Predicación

El Sol de Justicia

Escrito por Jorge Atiencia

Malaquías 4:


¿Dónde está el Dios de justicia? "Los labios de un sacerdote atesoran sabiduría, y de su boca los hombres buscan instrucción, porque es mensajero del Señor Todopoderoso." (Malaquías 2:17) Aunque más que pregunta es una recriminación, esta es una de las seis “disputas”, alrededor de las cuales Malaquías arregla su indisputable profecía.

La respuesta es gracia descomunal: "Pero para ustedes que temen mi nombre, se levantará el sol de justicia trayendo en sus rayos salud. Y ustedes saldrán saltando como becerros recién alimentados" (Malaquías 4:2). Una pintura con el estilo del genio de Van Gogh. El marco es navideño “nacerá”. A partir de este nacimiento, la historia, la vida, los logros y calamidades (óigase pandemia), todo será vivido a la luz, el calor, la vida , el fuego de un nuevo sol: Sol de justicia y sanidad.

Entre líneas se lee y se anticipa, fuego a la injusticia planetaria y ungüento a tanto dolor que ésta ha causado. Donde este sol vuela y aterriza, nace una nueva humanidad marcada por una danzante triple S: sanidad, salida (confinados en el corral) y salto. El desfile de la libertad, lograda por la justicia.

Justicia inconmensurable: El juez es insobornable. El abogado es justo (1 Juan 2:1). Los testigos que utiliza, no son miembros de ningún cartel, sino una inmensa minoría de temerosos del juez. "Pero para ustedes que temen mi nombre, se levantará el sol de justicia trayendo en sus rayos salud. Y ustedes saldrán saltando como becerros recién alimentados". (Malaquías 4:2) Esta justicia, no responde al “Quid pro Quo”. Su logro más sobresaliente, no consiste en “condenar” casos. Esta justicia, se siente ganadora cuantos más casos perdona, condona y reconstruye. Sus garras, recordemos, penetran a los corruptos. Sus alas las extiende a las víctimas. Pelea casos que se viven en esferas donde se alían “potestades de maldad” y donde la justicia ordinaria no tendría el más mínimo chance.


Sol de justicia, incomparable e incomprensible, como sol no se le ha visto salir sobre horizontes de brutalidad humana, o en el laberinto de la arbitrariedad genética o ante arremetidas implacables de la naturaleza. Sólo le hemos oído gemir: “Raquel que no quiso ser consolada”, “Arrepiéntanse, (revisen sus vidas)…”, “Lamenten, griten ante las ausencias del Juez", “Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado”. Chico Buarque le hace eco:


“Cuán difícil es despertar callado,

Si al caer la noche yo me enfado,

Quiero lanzar un grito inhumano,

Que es una manera para ser escuchado”.

Sol de Justicia, no pudo auto-defenderse y sufrió la perversidad humana. Sorprendió entonces al mundo y a las altas cortes al declarar que esta Justicia opera a un precio elevadísimo: la vida. Trazó la ruta para sus testigos de todas las épocas: serán expositores apasionados y fogosos de este sol, y como beneficiados de su sanidad, saldrán y saltarán como “sanadores heridos”. (Henry Nouwen). Como tales, en pandemias, se quiebran ante la ciudad en desolación, testigos del Sol Llorón. Lo canta la Llorona latinoamericana:

“A un Santo Cristo de fierro, llorona,

Mis penas le conté yo,

Cuáles no serían mis penas,

Que el Santo Cristo lloró”

Testigos reverentes del Sol de Justicia, de su luz, calor, vida, fuego y misterio.  Facilitadores de la proliferación de “LUCIÉRNAGAS LLORONAS”.


Oración:

¡Abba Padre! ¡Brille el sol de tu justicia!

Ya lo vemos:

no nos sirven nuestras lunas producidas…

Humanismos sin calor a hogar, ni vida,

maquillajes presuntuosos, en caída.

Solo hay frío,

y un sabor a muerte cruel que se avecina.

No nos dejes, Señor, en nuestra ausencia,

no nos dejes sin tu voz: ¡nos ilumina!

Un camino de pandemia nos acecha,

no nos dejes a merced de la desidia

de corruptos gobernantes,

ni la escoria

que maquina mezquindades asesinas.

Ven a darnos hoy tu aliento, tu ternura,

¡Abba Padre! ¡Brille el sol de tu justicia!

Wilfredo Weigandt


  

Jorge Atiencia

Uno de los fundadores del ministerio Escuelitas de formación de expositores bíblicos en Colombia. Actualmente, ejerce el rol de promotor de Escuelitas en Langham Predicación América Latina. Autor de varios libros ("Jesús como modelo de predicador", "Hombres de Dios", entre otros). Tiene una maestría en teología y un doctorado en psicología.




Wilfredo Weigandt

Es el coordinador regional para el Cono Sur (Argentina, Chile, Uruguay y Paraguay) de Langham Predicación América Latina. Escritor de varios libros ("Los afectos de Jesús" y "Predicación narrativa", entre otros). Tiene una maestría en Estudios teológicos interdisciplinarios.


233 vistas
langham
predicación
latinoamérica

Langham Preaching América Latina

esteban.amestegui@langham.org

Calle Cumaná #1464

+591 4 4522066

Cochabamba, Bolivia 

¡Escríbenos!