Buscar
  • Langham Predicación

Los "qué pasaría" del coronavirus y la fe cristiana

Estas son semanas extraordinarias para toda la gente alrededor del mundo mientras el coronavirus sigue esparciéndose. Esta semana Femi Adeleye, nuestro director en África, responde a la forma en que la intrusión del Covid-19 a nuestras vidas nos llevó a una temporada de incertidumbre, ansiedad y muchos “¿qué pasaría…?”


Este tiempo de incertidumbre trajo consigo muchas preocupaciones.

Los “qué pasaría…” del Covid-19: ¿Qué pasaría si los cierres de fronteras y cuarentenas continúan indefinidamente? ¿Qué pasaría si los gobiernos que brindan comida a las personas vulnerables ya no pueden hacerlo? ¿Qué pasaría si los negocios no pueden recuperarse? ¿Qué pasaría si no podemos regresar a nuestro habituales saludos y abrazos? ¿Qué pasaría si las teorías de conspiración son ciertas? ¿Qué pasaría si no tienen éxito en desarrollar una vacuna? ¿Qué pasaría si la vacuna es la forma secreta de recibir la marca de la bestia? ¿Qué pasaría si las iglesias no pueden reunirse como lo hacían? Estos “qué pasaría…” persisten porque nadie tiene certeza sobre como la normalidad regresará. El texto bíblico más popular en los pasados meses en muchas partes de África es Salmos 91:1: “El que habita al abrigo del Altísimo se acoge a la sombra del Todopoderoso.” Todos queremos estar debajo la sombra del Todopoderoso.

Los “qué pasaría…” del Evangelio: Nuestras celebraciones de Pascua nos recuerda poner todos los “qué pasaría…” del Covid-19 debajo la sombra de los “qué pasaría…” del Evangelio, como podemos ver en 1 Corintios 15:12-19. ¿Los “qué pasaría…” en este pasaje son mucho más grandes que los del Covid-19? Si la esperanza que tenemos en Cristo fuera solo para esta vida, seríamos los más desdichados de todos los mortales.” (15:19) La respuesta del autor a esta gran condicionante es: “Lo cierto es que Cristo ha sido levantado de entre los muertos, como primicias de los que murieron.” (15:20) Esta es la declaración más grande de la esperanza cristiana. El hecho que la pascua llegó en medio de la temporada de Covid-19 no es un accidente. ¡Esto nos hace recuerdo de traer nuestras preocupaciones frente a la declaración que Cristo ha resucitado! Nuestra respuesta a las incertidumbres de Covid-19 se vuelven una afirmación que por causa la resurrección de Cristo nuestra esperanza está en Él durante esta vida y más allá. No hay que compadecerse de nosotros más que de los demás.

Los “qué pasaría…” renovados: Nuestra esperanza en el Cristo Resucitado nos da valentía para reemplazar los “qué pasaría” del Covid-19 con los “qué pasaría” renovados. ¿Qué pasaría si este tiempo en la historia ha sido preordenado por Dios como una pausa divina para todas las actividades de la vida? ¿Qué pasaría si ha sido el sabático apuntado para toda la creación de Dios para reflexionar sobre el Creador del cielo y la tierra? ¿Qué pasaría si este es un tiempo para el arrepentimiento personal y una renovación en nuestra relación con Dios? ¿Qué pasaría si este es un tiempo para que miembros de familia puedan conocerse más y se reconcilien? ¿Qué pasaría si es tiempo para que la gente de Dios una el corazón roto y consuele a los que lloran? ¿Qué pasaría si todas las cuarentenas y los frenos son una oportunidad para el pueblo de Dios de ser renovados, restaurados y recargados para la tarea de evangelizar el mundo? ¿Qué pasaría si es un recordatorio del pronto retorno del Señor Jesucristo? Cuán cierto es que todos los que habitan en el refugio de Cristo Resucitado descansarán en la sombra del Todopoderoso.

0 vistas
langham
predicación
latinoamérica

Langham Preaching América Latina

esteban.amestegui@langham.org

Calle Cumaná #1464

+591 4 4522066

Cochabamba, Bolivia 

¡Escríbenos!